Inicia sesión | Regístrate

¿Cómo combatir el estrés térmico en avicultura de puesta?

 

A medida que se acerca el verano, las temperaturas ascienden paulatinamente. Si bien esto nos permite ahorrar en calefacción en nuestras explotaciones, por otro lado, se genera un gasto extra, ya que tenemos que incrementar la ventilación en nuestras naves avícolas y tomar precauciones para evitar los efectos negativos del calor.


Las aves necesitan mantener su temperatura corporal constante para asegurar una buena salud. Para ello disponen de una serie de mecanismos adaptativos que pueden no ser suficientes si las temperaturas son excesivas.  Es entonces cuando se produce el estrés por calor.


Cabe destacar que en esta ecuación no sólo interviene el calor, ya que la elevada humedad relativa empeora considerablemente los efectos de las altas temperaturas.


Los efectos del estrés por calor en aves son muy importantes, especialmente en fases de alta producción.



Podemos decir que la zona termoneutral de un ave adulta se encuentra entre los 18 y los 25°C. Cuando excedemos estas temperaturas se ponen en marcha mecanismos para reducir el estrés por calor, como el aumento de la tasa respiratoria, el incremento de la ingestión de agua y la reducción del consumo voluntario.


La activación de estos mecanismos se traduce en una disminución notable de los rendimientos productivos. Otro efecto destacable del estrés por calor en avicultura de puesta es la disminución en la calidad de la cáscara de huevo.


Esto se debe a que los jadeos de las aves para ajustar su temperatura producen una subida del pH de la sangre. Como consecuencia de esta alcalosis respiratoria la movilización de minerales se ve reducida y disminuyen los niveles de calcio, fósforo magnesio y oligoelementos en sangre.  Por tanto, quedan menos minerales disponibles para la formación de la cáscara. Si esta situación se mantiene en el tiempo, pueden aparecer, además, problemas en la formación del hueso medular. 


El estrés térmico reduce también el consumo de alimento por las aves, lo que provoca un empeoramiento de la calidad del cascarón y del hueso, debido al menor aporte mineral, junto al ya mencionado efecto de la alcalosis respiratoria. Además, puede conllevar una disminución del tamaño del huevo y, en algunos casos, una disminución del porcentaje de puesta.


En estos casos, la aplicación de productos basados en aceites esenciales vegetales para dosificación en agua de granja o mediante asperjado (espray) permite combatir los estragos de las altas temperaturas y proporcionar un bienestar adicional a los animales por sus efectos antiinflamatorios, refrescantes y estimuladores del apetito.


MIAVIT recomienda Miarom L en situaciones de estrés térmico   


La combinación de 10 aceites esenciales presente en Miarom L, entre los que destacan los compuestos de eucalipto, menta, tomillo y anís, tiene un efecto expectorante, antibacteriano, antiinflamatorio y antioxidante.


Su aplicación durante los periodos de estrés por calor mejora el confort de los animales en granja y por consiguiente los índices productivos.


Propiedades de los aceites esenciales

  • El mentol y el eucaliptol estimulan receptores termosensibles específicos, produciendo en ellos una respuesta similar a la aplicación de frío. Se trata de la misma sensación refrescante que obtenemos al saborear caramelos de menta. 
  • El anetol, componente principal del aceite esencial de anís, mejora el apetito de los animales y estimula el consumo de alimento. 
  • Sus propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas, expectorantes y antioxidantes favorecen el uso de Miarom L en programas de reducción de uso de antibióticos, ya que posee efectos tanto a nivel respiratorio como intestinal.

En resumen, Miarom L es una respuesta rápida y efectiva a los problemas de estrés térmico en avicultura, mejora el bienestar animal y permite paliar los descensos en la producción que se producen en estos periodos, mejorando así los índices productivos.


MIAVIT dispone de una gama de productos para administración directa en agua de granja:

  • MiaPhos: Suplemento mineral líquido para una correcta osificación y calidad de cáscara de huevo.

  • Livervital: El hepatoprotector más completo del mercado.

  • AmiVit: para el arranque óptimo. Basado en aminoácidos adicionales, vitaminas, energía rápida, L carnitina, oligoelementos y electrolitos.


El equipo técnico de MIAVIT se encuentra a su disposición para cualquier consulta. 
 

 

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.






Olvidé mi contraseña

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.