• u
    • REGÍSTRATE AQUÍ
  • INICIAR SESIÓN

Coriza Infecciosa en pollo de engorda y gallinas de postura

  • Q
  • Mayo 22, 2018
  • G
  • 6978
  • 0
  • j
  • 0
i

Introducción


El coriza infecciosa es una enfermedad del tracto respiratorio superior de los pollos, se caracteriza por producir descarga nasal, estornudo e inflamación facial. El agente etiológico de esta enfermedad es la bacteria Haemophilus paragallinarum. El impacto económico de esta enfermedad radica en las pérdidas que ocasiona a la avicultura, debido al retraso del crecimiento, pérdida de peso, incremento en el número de aves eliminadas y predisposición a la enfermedad respiratoria crónica complicada.


El objetivo de esta revisión es brindar a los lectores las últimas novedades y resaltar, de manera concisa, los principales aspectos generales de interés para las ciencias veterinarias. También se advertirá sobre los temas en los cuales se requiere dedicar más esfuerzos para investigar y cómo se deberían desarrollar nuevas estrategias para la profilaxis y el control de esta importante enfermedad.


Por razones de espacio se han seleccionado las citas bibliográficas de las últimas revisiones sobre el tema, agregando sólo algunos trabajos específicos de interés para completar los conceptos.


Importancia económica.


Las perdidas registradas dentro de las granjas de producción de pollo de engorda se dan nivel mundial y se encuentra principalmente en países con producción intensiva, pues el hacinamiento y el estrés de estos sistemas de crianza incrementan la susceptibilidad de las aves y el contagio, no obstante cabe mencionar que también hay prevalencia de la enfermedad en las explotaciones semi-intensivas y de traspatio. L


La coriza infecciosa produce importantes pérdidas económicas debido a una considerable reducción de la producción de huevos (hasta un 40%) en gallinas ponedoras o reproductoras después de que alcanzan su pico de postura; al retraso del crecimiento y pérdida de peso en pollos de engorde (ocasionado por la diarrea y la reducción del consumo de agua y alimento); y al incremento del número de pollos descartados en el matadero por muerte por asfixia antes de ser colgados en el gancho y, a veces, por lesiones de dermatitis y celulitis.


Etiología


El género Haemophilus ha sido tradicionalmente definido como integrado por bacterias Gram negativas que requieren uno o dos factores de crecimiento: hemina (factor X) y nicotín-adenín-dinucleótido (NAD o factor V). Dentro de este género H. paragallinarum es el agente etiológico de la coriza infecciosa.


Otras tres especies bacterianas de la gallina doméstica, antes integrantes del género Haemophilus y descritas en conjunto como H. avium, se encuentran actualmente ubicadas dentro del género Pasteurella: P. avium y P. volantium y "Pasteurella especie A". Las dos primeras son completamente apatógenas mientras que la última se ha descrito como levemente viru-lenta para el tracto respiratorio de la gallina, aunque ninguna de ellas es causante de coriza.


Clásicamente estas cuatro especies bacterianas requieren únicamente del NAD para desarrollar. Originalmente la bacteria considerada el agente causal de la coriza infecciosa se denominó H. gallinarum y erróneamente se demostró que requería ambos factores de crecimiento


P
atogénesis


El proceso de patogénesis en las aves de  H. paragallinarum es  infecta al ave por vía respiratoria y luego de un corto período de incubación, que varía entre 1 a 3 días, produce una enfermedad que se manifiesta por inflamación catarral de los senos paranasales. Dado que esta bacteria sobrevive únicamente durante unas 5 hs fuera del ave, el contagio sólo se produce a través de los animales infectados, que ya han padecido la enfermedad y que permanecen como portadores de la bacteria en la granja durante prolongado tiempo.


En la coriza clásica no complicada las lesiones generalmente quedan confinadas al tracto respiratorio superior. La sinusitis puede estar asociada a inflamación de los barbillones, conjuntivitis o queratitis. Los síntomas clínicos persisten por 3 a 7 días y luego se produce su remisión.


Los cambios patológicos que se desencadenan a partir de las 20 horas post-infección (PI) alcanzan su máxima severidad a los 7-10 días PI y la reparación subsecuente recién finaliza a los 14-21 días PI. En las gallinas ponedoras causa alta morbilidad, baja o nula mortalidad y una importante pérdida en la producción de huevos, la que generalmente oscila entre un 10% y un 40%.


En pollos parrilleros puede causar un cuadro similar al descrito como "cabeza hinchada". Los casos de neumonía y aerosaculitis son menos frecuentes aunque también suelen ocurrir en las infecciones puras por estos hemófilos cuando las cepas infectantes tienen capacidad para producir septicemia. En estos casos se ha aislado H. paragallinarum de órganos internos, articulaciones y de globos oculares con o sin lesiones.


Muchas veces cuando las lesiones ya se encuentran en franca remisión y H. paragallinarum ya no puede aislarse del tracto respiratorio, P. gallinarum produce a continuación una sinusitis y panoftalmía purulentas muy severas, con pérdida del globo ocular y reemplazo de su contenido por masas caseosas.


Síntomas y lesiones clínicas


La coriza infecciosa ha sido descripta como una enfermedad sólo importante para la gallina en postura. Sin embargo esta enfermedad ocurre tanto en pollos parrilleros y pollas en recría como en gallinas ponedoras y reproductoras.


Los síntomas más comunes son descarga nasal, tumefacción facial, lagrimeo, anorexia y diarrea. Cuando la infección se difunde al tracto respiratorio inferior los animales afectados evidencian reales.


Como consecuencia de estos síntomas disminuye el consumo de alimentos y agua con el consiguiente retardo en el crecimiento o disminución de la postura, aumentando el número de aves que deben descartarse .


En pollos parrilleros se han descrito casos más severos, aunque menos frecuentes, caracterizados por celulitis fibrinopurulenta de la cabeza y barbillones, aerosaculitis, septicemia generalizada y artritis. En los casos de coriza no complicada generalmente se produce alta morbilidad y baja o nula mortalidad.


Sin embargo, si la cepa infectante es muy patógena o si existe asociación con otros agentes infecciosos puede ocurrir alta mortalidad.


Las aves enfermas, según sus signos clínicos y lesiones de la cabeza, pueden ser clasificadas en cuatro grados:


Enfermedades asociadas


En campo se ha demostrado que su mayor impacto de  la Coriza Infecciosa se encuentra asociada a otros agentes infecciosos víricos o bacterianos como el virus de la bronquitis infecciosa, Mycoplasma gallisepticum, Avibacterium gallinarum (antes denominada Pasteurella gallinarum), Escherichia coli, Salmonella spp. o Pasteurella multocida, la enfermedad se agrava y prolonga su curso denominándose “Coriza Infecciosa Complicada”


Obsérvese la pronunciada caída de la postura a partir de la semana 32 y la dificultad para mantener la producción de huevos luego de sucesivos tratamientos antibióticos (semanas 33, 34 y 35). A partir de la semana 46 se suspendió el suministro de alimento durante 5 días para producir un replume con ausencia total de producción, la misma se reinició a partir de la semana 51.


En pollos de engorde, puede causar un cuadro clínico descripto como “síndrome de la cabeza hinchada” en el cual Avibacterium paragallinarum se asocia a otros agentes infecciosos, como por ejemplo Escherichia coli, Bordetella avium, Mycoplasma gallisepticum y/o los virus de la Rinotraqueítis del Pavo (TRT) o de la bronquitis infecciosa, entre otros. Las aves que sufren un cuadro complicado no se curan fácilmente y suelen permanecer con diversas secuelas, siendo común un aumento de la mortalidad y el descarte de un número importante de aves.


Prevención de Coriza infecciosa mediante vacunación


Vacunación


En la actualidad se emplean bacterinas o vacunas inactivadas bivalentes (serovariedades A-1 y C-1) o trivalentes (A-1, B-1 y C-2) según la incidencia de los serogrupos en las distintas regiones geográficas.


Sin embargo, se han descripto casos en los cuales las vacunas utilizadas no protegieron adecuadamente, como ocurrió con las cepas de la serovariedad B descriptas como “variables” y que poseen muy alta patogenicidad. Debido a ello, estas cepas tuvieron que adicionarse a la formulación estándar de algunas vacunas comercializadas en las regiones en donde se encuentran presentes


Esto ocurre porque cuando se utilizan vacunas basadas en antígenos muertos no existe protección cruzada entre los tres serogrupos y en algunos casos tampoco entre las 9 serovariedades, de modo que es necesario incluir aquellas serovariedades que estén presentes en la zona geográfica a la cual se destinan las vacunas.  Por lo tanto, en ciertos casos, la aplicación de autovacunas o bacterinas autógenas que incluyen la cepa aislada de la granja es la única medida preventiva eficaz.


Las vacunas se inyectan a las aves durante la recría, usualmente antes de la postura y se recomienda vacunar por vía subcutánea en la región dorsal del cuello, en el área distal de la cabeza, aunque también pueden inocularse por vía intramuscular en la pechuga. La inmunización de las aves debe realizarse antes de las 20 semanas de vida, administrando dos dosis separadas por un intervalo de 3-4 semanas, recomendándose que la última dosis sea administrada unas 3 semanas antes del comienzo de la puesta de huevos.


En zonas expuestas a la enfermedad, es recomendable aplicar una dosis inicial extra a las 5 semanas de vida. Sólo en casos de riesgo de brotes de la enfermedad se recomiendan las vacunaciones de refuerzo en gallinas ponedoras y reproductoras en postura. Por otro lado, para las gallinas replumadas es conveniente revacunar 10 días después de que haya finalizado el replume.


La protección completa de las gallinas se alcanza a partir de los 15-20 días después de la segunda dosis y dura entre 11 y 14 meses, de acuerdo con el tipo y calidad de la vacuna. En el mercado se dispone de vacunas con adyuvantes de gel de hidróxido de aluminio y otras con emulsiones oleosas, entre otras.


Los pollos de engorde sólo se vacunan excepcionalmente cuando se crían en zonas muy expuestas al contagio, administrando una sola dosis al primer día de vida o a los 15 o 20 días de vida.


Tratamiento.


En el tratamiento de la coriza infecciosas existen diferentes formas de suministrar el tratamiento, esto puede ser de forma oral o intramuscular siendo as dos formas más utilizadas, para el tratamiento se han empleado distintos quimioterapéuticos y antibióticos administrados en el agua de bebida, muchas veces combinados con tratamientos inyectables en las aves más afectadas.


Dado que la difusión de la enfermedad suele ser lenta entre las hileras de jaulas, se debe inyectar y reinyectar a los animales que presentan síntomas y al mismo tiempo medicar en el agua o en el alimento.


Algunos ejemplos serían el uso de enrofloxacina a razón de 10mg/kg de peso corporal o amoxicilina a razón de 20mg/kg durante por lo menos una semana. También se han utilizado las combinaciones de sulfacloropiridazina-trimetoprima y sulfadimetoxina-trimetoprima en el agua de bebida, pero su administración debe ser muy cuidadosa porque pueden causar lesiones renales en las aves.


Frecuentemente los casos de Coriza Infecciosa se complican con Mycoplasma spp.; en esos casos un ejemplo de tratamiento clásico y que aporta muy buenos resultados es el uso de estreptomicina a razón de 100 mg/kg de peso corporal, conjuntamente con tilosina (30 mg/kg), inyectando la combinación de ambos antibióticos por vía subcutánea. Otros tratamientos parenterales por vía subcutánea para casos no asociados a Mycoplasma spp. son enrofloxacina (20-25 mg/kg) o kanamicina (30 mg/kg) asociada con gentamicina (5-8 mg/kg).


Estos tratamientos han dado resultados satisfactorios, se ha observado un incremento en la resistencia bacteriana. Por este motivo, y considerando que la susceptibilidad antimicrobiana es variable, lo más recomendable es realizar pruebas de sensibilidad a la cepa aislada para seleccionar el antimicrobiano más adecuado y definir estrategias de rotación de los medicamentos a utilizar.


El uso indiscriminado y periódico de antimicrobianos sin la realización de pruebas para determinar la sensibilidad de las cepas presentes en la granja,  promueve la resistencia de la bacteria a los antimicrobianos reduciendo el efecto del tratamiento, lo que además resulta en un gasto innecesario.


Control de las instalaciones.


Es de suma importancia el control de la granja mediante el sistema todo dentro y todo fuera para poder llevar a cabo la fumigación, la cual recobra importancia al poder limpiar y desinfectar las instalaciones y los implentos utilizados en la crianza de la aves.


Es importante fumigar (con gota gruesa) con amonios cuaternarios para evitar el contagio por vía aerógena sobre los animales, realizando una pasada rápida 2 veces por día.


Es importante resaltar que la fumigación sólo funciona como medida complementaria en aves vacunadas, pero su acción es de poca ayuda cuando las aves no se han inmunizado. Debe considerarse que, después del tratamiento, la infección puede controlarse pero nunca se logra eliminar totalmente de la granja, siendo muy importantes los programas de bioseguridad y desinfección.


Las aves que han enfermado, una vez recuperadas actúan como portadoras sanas, por lo que lo más recomendable es tratarlas en primera instancia, realizar pruebas de sensibilidad para futuros tratamientos en la granja y además realizar la inmunización de todas las nuevas aves que ingresen al establecimiento afectado.


Bibliografía


BLACKALL, P. J.; TERZOLO, H. R. Coriza infecciosa: Revisión de métodos diagnósticos y vacunas. Revista de la Asociación Argentina de Microbiología 27: 156-174, 1995.


SANDOVAL, V. E.; TERZOLO, H. R. Coriza Infecciosa. Primera Parte: Descripción de la enfermedad, el agente y los brotes de campo". Revista Avicultura Profesional 14 (8): 29-35, 1996.


Soriano VE. Serotipificación de aislamientos de Haemophilus paragallinarum bajo un esquema de hemoaglutininas (tesis de maestría). México (D.F.) México: Universidad Nacional Autónoma de México, 2000.


Soriano VE. Coriza infecciosa. Memorias IX Jornadas Médico Avícolas; 2003 febrero 18-20; Cd. Universitaria (DF) México. México (DF): Departamento de Producción Animal: Aves Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Nacional Autónoma de México


http://patologiaaviarmidiagnostico.blogspot.com/2012_05_01_archive.html


http://www.produccionbovina.com/produccion_avicola/37-coriza_infecciosa.pdf

 

COMENTARIOS

José Mauricio Amador | Puebla, México
22 de May, 2018 09:01:47 am
  • 0
  • j
  • 0

RESPONDER

Tanto la Coriza como otras enfermedades son causadas por microorganismos que frecuentemente hacemos más resistentes y no pensamos en hacer un control biológico con otras bacterias inocuas que ayuden a controlar su presencia y además eliminar el amoniaco que no mencionan, el cual favorece condiciones de inmunidad insuficientes.

La tendencia es disminuir el uso de antibióticos en las producciones, podemos diseñar mezclas de antibioticos con resultados, sin embargo no consideramos el efecto real sobre la resistencia a los mismos; por lo que deberíamos considerar otras opciones para su control.

Neuman Nicolás Verastegui | Carabobo, Venezuela
23 de May, 2018 07:49:06 am
  • 1
  • j
  • 0

RESPONDER

Excelente documento, ideal para productores como medio de información. 

Aquellos pequeños y medianos productores, hay que ser extencionistas e ir al campo, saber la causa y la pérdida económica que esto genera.

Francisco Piza | CDMX, México
19 de Nov, 2018 08:12:51 pm
  • 0
  • j
  • 0

RESPONDER

Excelente artículo, la prevencion en la vacunación es la principal forma de evitar esta enfermedad en aves de postura y de engorda.

Levis Luis Chacón | Holguin, Cuba
14 de Abr, 2019 01:12:09 pm
  • 0
  • j
  • 0

RESPONDER

En mi humilde experiencia, he tenido buenos resultados con la inmersión de los huevos a incubar para futuros lotes reproductores en solución de antibióticos a base de dihidroestreptomicina y tilosina. 1gxlitro de agua después de 6 a 8 horas de incubación en agua destilada a 15 grados celsious durante 10 a 15 minutos. La combinación de aivlosin y clortetraciclina a razón de 2gx kg de pienso por 7 a 10 días consecutivos me ha dado excelentes resultados y sobre todo preventivo. Constituye el problema con mayor prevalencia entre los criadores de pollo de engorde en mi región. Saludos.

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.

Derechos reservados © 2000 - 2019, Pecuarios.com, Aviso de privacidad