• u
    • REGÍSTRATE AQUÍ
  • INICIAR SESIÓN

Inclusión de una mezcla de sustratos gluconeogénicos como fuente energética en dietas para gallinas de postura de segundo ciclo

  • Q
  • Junio 29, 2020
  • G
  • 384
  • 0
  • j
  • 0
i
Autor: Ines Guadalupe Linares Gutiérrez
Colaboradores: Fuente Martínez Benjamín, Posadas Hernández Elizabeth, Herrera Gutiérrez Héctor, Medelez Orozco Rodolfo José y Ávila González Ernesto
  • A
  • A
  • A

Resumen


Con el objeto de evaluar el comportamiento productivo y la calidad interna del huevo (CIH) en gallinas Bovans White alimentadas con diferentes niveles de inclusión de sustratos gluconeogénicos (mezcla de Propilenglicol y propionato de calcio) como fuente energética. Se utilizaron 288 gallinas alojadas en jaulas en una caseta de ambiente natural distribuidas al azar en 4 tratamientos con 6 réplicas, las dietas fueron con base en sorgo + pasta de soya. Los tratamientos fueron: 1.- Sin inclusión; 2.- Inclusión de 0.5 kg/ton; 3.- Inclusión de 1 kg/ton; 4.- Inclusión de 2 kg/ton. Se llevaron registros de los parámetros productivos (PP), se midió la glucemia capilar y la calidad interna del huevo. Los resultados obtenidos no mostraron efecto negativo sobre los PP ni la CIH (p>0.05). Se concluye que los niveles utilizados de los sustratos gluconeogénicos no afectaron de manera negativa los PP ni la CIH en las gallinas utilizadas.


Palabras clave: propilenglicol, propionato de calcio, Bovans White.


Introducción


La industria de alimentos para animales a nivel mundial en los últimos 14 años ha mostrado ser una industria con un crecimiento muy dinámico, debido a que en el periodo de 2001 al 2015 tuvo un incremento del 14%, y 2% para el 2016, con una producción global de alimento de 995.57 millones de toneladas métricas (Alltech, 2016).


La producción promedio por región de alimento balanceado para animales en millones de toneladas fue Asia con 350.41, Europa con 240.63, Norteamérica con 194.08, Latinoamérica con 152.28, África con 36.13, y Medio Oriente con 22.06 (Alltech, 2016).


Los cinco primeros países más importantes en la producción de alimento para animales fue China con una producción de 179.93 millones de toneladas, Estados Unidos con 173.73 millones de toneladas, Brasil con 68.70 millones de toneladas, la India con 31.54 millones de toneladas y México con 31.11 millones de toneladas (Alltech, 2016). El 47% de toda la producción a nivel mundial fue destinado al sector avícola manteniéndose así este sector como líder de la industria alimentaria. Teniendo un incremento del 6% anual del total producido a nivel mundial, de los cuales 142 millones de toneladas fueron para las gallinas de postura, 295 millones de toneladas para el pollo de engorda, el resto fue para pavos y otro tipo de aves (Alltech, 2016).


En 2013 México se encontraba en el cuarto lugar, con 29 millones de toneladas de alimento, de las cuales el 6.1 fueron de gallinas de postura y 8.4 de pollos de engorda (CONAFAB, 2013). Siendo la principal fuente de proteína, la pasta de soya y el principal cereal, el maíz para la fabricación de estos alimentos (Alltech, 2016).


El precio promedio a nivel mundial en dólares por tonelada para el alimento de gallinas de postura fue de $396.80, Norteamérica $223.31 y para Latinoamérica $433.20 (Indexmundi, 2016).


Indexmundi (2016) reportó que en el mes de enero del 2015 la tonelada de aceite de soya tenía un costo en pesos mexicanos de $10,397.090 y para julio del mismo año se incrementó el costo en un 6.7%, terminando en enero del 2016 con un incremento de 14.7% respecto al año anterior.


México se encuentra en el quinto lugar como productor de huevo a nivel mundial (Alltech, 2016). Teniendo al alimento como el insumo más caro, con un 67% del costo total de la producción, utilizando como principal base a los granos forrajeros como el maíz y sorgo, con un costo por tonelada en moneda nacional de $4,064.27 y para la fuente de proteína (pasta de soya) de $7,119.11 (UNA, 2016). Figurando como los mayores productores de huevo a nivel nacional: Jalisco, Puebla, Sonora, La Laguna, Yucatán y Sinaloa (UNA, 2016).


En el 2015 la avicultura aportó al PIB total nacional 0.792%, y al PIB del sector pecuario 37.25%, generando 131,115 millones de pesos, de los cuales 52,085 millones de pesos fueron producto del sector del huevo (UNA, 2016).


En el periodo de 1994 al 2015 hubo un aumento constante de 2.9% anual, con un consumo per cápita de 22.3 Kg de huevo. Teniendo una producción nacional de 2,637,581 toneladas de huevo de gallina para plato e importándose de Estados Unidos el 0.1% de la producción nacional (UNA, 2016).


Las aves consumen el alimento en primer lugar para satisfacer sus necesidades de energía, por lo tanto, si una ración es muy baja en energía y rica en fibra, las aves consumirán mayor cantidad de alimento para tratar de llenar sus necesidades de energía, pero si el contenido energético de la dieta es bajo, la proteína será empleada en gran parte como energía en vez de utilizarla para la síntesis de tejidos (Ávila, 2001). Es decir, la energía se considera como el combustible del cuerpo del animal expresado en calorías. El valor total de energía o energía bruta de un alimento no es completamente utilizado, ya que el alimento debe ser digerido, absorbido y metabolizado antes que su energía pueda liberarse, por lo cual una porción considerable de energía se pierde antes de que el animal tenga la oportunidad de obtener su energía neta (Ávila, 2001).


Para que el animal pueda utilizar la energía almacenada en los carbohidratos y lípidos requiere que pasen por un proceso metabólico complejo que finaliza con la síntesis de ATP por medio de la fermentación oxidativa. Sin embargo, el animal puede obtener energía a partir de precursores gluconeogénicos (Mathews et al, 2002).


Los principales sustratos de la gluconeogénesis son: 1) el lactato producido fundamentalmente en el eritrocito; 2) los aminoácidos obtenidos a partir de las proteínas de la dieta o a partir de la degradación endógena durante la inanición; 3) el propionato, procedente de la degradación de algunos ácidos grasos con número impar de átomos de carbono; 4) el glicerol, procedente de la lipólisis; 5) y otros precursores glucogénicos como el propilenglicol (Mathews et al, 2002).


El propionato se convierte en propionil-CoA y luego en succinil-CoA. El propionil-CoA entra en la gluconeogénesis a través de su conversión en succinil-CoA y de ésta en oxalacetato (Mathews et al, 2002).


En particular el propilenglicol ó también conocido como1-2 propanodiol, propandiol y 1,2-dehidroxipropano es un componente como resultado del rompimiento del propano, siendo una fuente de energía con acción gluconeogénica moderada (Nielsen y Ingvartsen, 2004). Este es transportado al hígado a través del sistema porta, donde se transforma en piruvato y finalmente en glucosa vía oxalacetato (Emery et al. 1967).


La energía  es el ingrediente más caro dentro del costo del alimento, dado que se adiciona en un 60% aproximadamente (Milgen, 2007), y debido al constante incremento de los precios de las fuentes energéticas convencionales, la mezcla del propilenglicol y el propionato de calcio puede ser una alternativa para la substitución de las fuentes concentradas de energía para gallinas de postura de segundo ciclo por lo cual se planteó el presente experimento, con el objetivo de evaluar el comportamiento productivo y la calidad interna del huevo, en gallinas Bovans White alimentadas con diferentes niveles de una mezcla de propilenglicol y propionato de calcio como remplazo del aceite.


Material y métodos


Se utilizaron 288 gallinas de postura de segundo ciclo de la Línea Bovans White, las cuales fueron alojadas en jaulas de dos niveles, en una caseta de ambiente natural. Las gallinas se distribuyeron en un diseño completamente al azar en 4 tratamientos con 6 réplicas de 12 gallinas cada una. El agua y el alimento se ofreció ad libitum durante todo el experimento. Se emplearon dietas con base en sorgo + pasta de soya que cumplieron con las necesidades nutricionales de la estirpe de acuerdo a la fase de producción, la sustitución del aceite se realizó empleando la matriz de sustratos gluconeogénicos (SG) que es una mezcla de propilenglicol y propionato de calcio. Los tratamientos fueron: 1.- Sin sustitución de aceite por SG 2.- Con sustitución de aceite por 0.5 kg/ton de SG; 3.- Con sustitución de aceite por 1 kg/ton de SG; 4.- Con sustitución de aceite por 2 kg/ton de SG. Durante los 70 días de experimentación se llevaron registros semanales de porcentaje de postura, peso de huevo (g), masa de huevo ave/día (g), consumo de alimento ave/día (g), índice de conversión alimentaria (kg:kg), porcentaje de huevo sucio, roto y sin cascarón (fárfara). En la novena y décima semanas de experimentación se midió la glucosa en sangre con un equipo para medición de glucemia capilar marca Accu-chek® Performa, modelo Aparato de bolsillo, a 3 gallinas por réplica (se midieron siempre las mismas gallinas), 3 veces a la semana sin ayuno previo. La muestra se tomó con la lanceta que provee el equipo en la cresta, las mediciones se iniciaron a las 9:30 am (se inició siempre por la misma gallina). Al final del experimento se evaluó la calidad interna del huevo con un equipo de marca TSS, la coloración de la yema con un espectrofotómetro de refractancia marca TSSQCC Yolk Colour, el grosor de cascarón se midió con un micrómetro de la marca mitutoyo en la zona ecuatorial y la resistencia del cascarón se midió con un texturometro a la mitad del huevo a 4 huevos por réplica. A los resultados de las variables porcentaje de postura, peso de huevo (g), masa de huevo ave/día (g), consumo de alimento ave/día (g), índice de conversión alimentaria, porcentaje de huevo sucio, roto y sin cascarón (en fárfara), se evaluaron mediante un modelo de observaciones repetidas en el tiempo. Para la calidad interna del huevo se evaluó mediante un diseño completamente al azar y la comparación de las medias se realizó con la prueba de Tukey con una P<0.05.


Resultados


En el Cuadro 1, se muestran los resultados de las diferentes inclusiones de los sustratos gluconeogénicos (mezcla de propilenglicol y propionato de calcio) como fuente de energía en el comportamiento productivo de las gallinas Bovans White de segundo ciclo, no se encontró un efecto negativo a ninguno de los niveles de inclusión de los sustratos gluconeogénicos sobre el comportamiento productivo (porcentaje de postura, Figura 1; peso de huevo, Figura 2; consumo de alimento, conversión alimentaria y masa de huevo) así como en el porcentaje de huevo roto, huevo sin cascarón y huevo sucio (heces y sangre) (p>0.05)


Los resultados de la calidad interna de huevo de las gallinas Bovans White de 96 semanas de edad alimentadas con diferentes inclusiones de una mezcla de propilenglicol y propionato de calcio como fuente de energía, se muestran en el Cuadro 2, donde no se encontró diferencia entre ninguno de los tratamientos empleados para unidades Haugh, color, grosor y resistencia de cascarón (Figura 3) (p>0.05).


En el Cuadro 3, se muestran los resultados obtenidos de glucosa en sangre capilar obtenida de la cresta de las aves sin ayuno en donde en ninguno de los tratamientos se encontró diferencia estadísticamente significativa (p>0.05).


Para la ganancia diaria de peso hubo un promedio de 0.77 g/ave de ganancia diaria, no se encontraron diferencias a la inclusión de los diferentes niveles de la mezcla de propilenglicol y propionato de calcio, así como pérdidas de peso (p>0.05).


El costo de producción de la dieta testigo fue aproximadamente de $5.11, reduciéndose hasta 5.7% en la dieta de máxima inclusión de la mezcla de propilenglicol y propionato de calcio. Al calcular el costo del kg de huevo por concepto de consumo de alimento se obtuvo una reducción de $0.55 por kg de huevo producido.


Discusión


Los resultados obtenidos de los diferentes niveles de inclusión de la matriz de sustratos gluconeogénicos (mezcla de propilenglicol y propionato de calcio) (Cuadro 1), concuerdan en parte con los resultados obtenidos por Jensen y Chang (1976) quienes al añadir diferentes niveles de inclusión de propionato de calcio como fungicida en dietas de gallinas tipo Leghorn blancas (52 semanas de edad), no se afectaron los parámetros productivos (porcentaje de postura, Figura  1; peso de huevo, Figura 2); consumo de alimento, conversión alimentaria y masa de huevo) con un máximo nivel de inclusión de 8%, nivel muy superior al utilizado en el presente trabajo (0.2%).


Por otro lado trabajos realizados por Bayley et al. (1967) y Waldroup y Bowen (1968) en pollo de engorda en fase de crecimiento mencionan que es posible remplazar de un 5% a 8% del maíz que se incluye en la dieta por propilenglicol sin afectar negativamente los parámetros productivos.


Para la calidad interna del huevo (Cuadro 2), la resistencia del cascarón (Figura 3) fue menor a lo que menciona el manual de la estirpe (ISA, 2015) en un 24.1%, cabe mencionar que el manual de la estirpe no da valores para gallinas de segundo ciclo por lo que se consideró el último valor que menciona para la gallina de primer ciclo. Por otro lado Quintana (2011) menciona que las gallinas de segundo ciclo producen huevo más grande, y el grosor del cascarón se disminuye debido a que el ave adiciona la misma cantidad de calcio al cascarón. La cantidad de calcio que pudo haber aportado el propionato de calcio (1.47g/ton) no es suficiente para mejorar la resistencia o grosor de cascarón.


Las unidades Haugh fueron muy similares a lo que marca el manual de la estirpe (ISA, 2015). El color de la yema del huevo se encontró dentro de los valores que establece la NMX-FF-079-SCFI-2004 y por lo mencionado por Montoya (2015) para todos los tratamientos, cabe resaltar que el tratamiento 4 solamente contenía 0.18% de aceite.


En cuanto a la ganancia de peso para las aves fue muy similar pudiendo deberse a que las aves consumieron 29 Kcal más de lo que menciona el manual de la estirpe (ISA, 2015), siendo los resultados muy parecidos a lo que menciona Rostagno et al. (2011). Estos consumos de calorías pueden estar relacionados con la cantidad de glucosa presente en sangre ya que los tratamientos que contenían la matriz (mezcla de Propilenglicol y propionato de calcio) a una dosis de 2 kg/ton fueron los que obtuvieron mayores niveles de glucosa presente en la sangre (173 mg/dl).


Los resultados obtenidos de glucosa capilar (Figura 4) fueron inferiores a lo mencionado por (Brugére et al. 1987) (Cuadro 3) quienes mencionan un rango de 10.6 a 19 mmol/L de glucosa en sangre, pero el rango que mencionan estos autores es tanto para pollo como para gallina de postura, por otra parte Balderas en 2003, obtuvo valores alrededor de 14.6mmol/l en sangre completa en gallinas Isa Babcock B-300, la diferencia de valores con estos autores puede deberse a que ellos lo realizaron en sangre completa, buscando glucosa glucosilada por medio de la hemoglobina glicosilada y en el presente estudio se utilizó sangre capilar que es por medio de una reacción enzimática la cual es menos precisa de glucosa glucosilada, por lo que puede ser que se hayan obtenido valores por debajo de lo normal.


De los resultados obtenidos, bajo las condiciones experimentales empleadas se puede concluir que los niveles utilizados de la matriz de sustratos gluconeogénicos no afectaron de manera negativa los parámetros productivos ni la calidad interna del huevo en las gallinas de postura Bovans White de segundo ciclo.

 

 

 

 

 

 



Referencias


Alltech. Encuesta de Alimento Balanceado, 2016 Alltech. http://cdn2.hubspot.net/hubfs/7453

95/Spanish/EncuestaAlimentoBalanceado2016_.pdf?t=1468008917076

Ávila, G. E. 2001. Alimentación de las aves. Pages 17-34 in Cap 1. Los nutrientes, ed Trillas. 2a ed. México.

Balderas, G. A. 2003. Efecto de la inclusión de la semilla de jamaica, (Hibiscus sabdarifaf) en dietas para gallinas en postura sobre parametros productivos y funcionamiento hepatico [Tesis de licenciatura]. Mexico, D. F.: Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia UNAM.

Bayley, H. S., Slinger, S. J., & Summers, J. D. (1967). The use of propylene glycol as a source of energy for the chick. Poult Sci, 46:19-21.

Brugére-Picoux J et al. 1987. Biochimie clinique en pathologie aviaire. Interet et limites des dosages enzymatiques chez la Poule. Rec Méd Vét, 163: 1091-1099.

ISA A Hendrix Genetics Company. 2015. Bovans White Commercial Management Guide. ISA A Hendrix Genetics Company.

Emery, R., Brown, R., and Black, A. 1967. Metabolism of DL-1,2-propanediol-214C in a lactating cow. Journal nutr, 92:348-356.

Jensen, L. S., and Chang, C. H. 1976. Effect of calcium propionate on performance of laying hens. Poult Sci, 55:816-817.

Mathews, K., Van Holde, E., y Ahern, G. 2002. Bioquímica. Pages 627-664 in Capitulo 16 Metabolismo de los hidratos de carbono II: Biosintesis, ed Pearson Addison Wesley. España.

Milgen JV. 2007. Energy Systems and energy utilization as affected by the animal and its environment. Primer seminario de actualización en el uso de aminoácidos cristalinos: eficiencia energética AMENA, 25-27 de Julio del 2007. Querétaro, Querétaro.

Montoya, G. V. 2015. Efecto de niveles de Apo-éster y cantaxantina en dietas de gallinas, sobre la coloración de la yema del huevo y la preferencia del consumidor [Tesis de licenciatura]. Mexico, D.F: Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, UNAM.

Nielsen, N. I., and Ingvartsen, K. L. 2004. Propylene glycol for dairy cows A review of the metabolism of propylene glycol and its effects on physiological parameters, feed intake, milk production and risk of ketosis. Animal Feed Science and Technology, 191-213.

[NOM-079] Norma Oficial Mexicana, M. [2004]. NMX-FF-079-SCFI-2004. Productos avícolas-huevo fresco de gallina. México: DOF-Segob.

Quintana, J. A. 2011. Avitecnia Manejo de las aves domésticas más comunes. Pages 188-197 in programas de pelechas forzadas, ed Trillas. 4a ed. México.

Waldroup, P. W., and Bowen, T. E. 1968. Evaluation of propylene glycol as an energy source in broiler diets. Poul Sci, 47:1911-1916.

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.

Derechos reservados © 2000 - 2020, Pecuarios.com, Aviso de privacidad